pero se ha interpuesto el principio de realidad de manera implacable. Hay vida también muerte más allá del Gran Acontecimiento sobre el que los mesías nacionalistas se empean hacernos ver como única realidad posible. Pero incluso en Catalua la vida ordinaria sigue su curso sin cumplir los designios del nacionalismo