“‘Cronopio’ es sin duda alguna el mamífero más extrao que he visto, tanto vivo como extinguido, con su alargado hocico y sus grandes dientes caninos. Lo que hacía con tan extraa morfología quizás pueda averiguarse con posteriores descubrimientos”, afirma John R. Wible, conservador de mamíferos en el Museo de Historia Natural Carnegie..

It’s the sort of environment that evokes foreboding, although the greatest danger is probably a broken fan belt or a serious case of hysteria induced by the appearance of an enormous dancing spider. But for miles around 13,000 square miles, roughly the size of Maryland there is no radio signal to relieve the silence, no town to break up an empty plain with a horizon so horizontal that it fades into a mirage. Only the skittering of the occasional hardy gecko suggests that you’re not the last vestige of life on a seared and waterless planet..

Los ecuatorianos seguían junto a la sede del Poder Electoral de Quito y también se movilizaron en otras ciudadesMientras los dirigentes políticos hacían estas declaraciones, la gente seguía el miércoles en las calles con más entusiasmo que el lunes y el martes. El intenso frío, en Quito, no hizo mella en los cientos de hombre y mujeres que coparon los exteriores del Consejo Nacional Electoral (CNE), donde hubo música. En otras ciudades también la gente se ha movilizado..

Su abuelo y su padre regentaron un taller de motos en Holanda, cuando la catedral Assen era una entelequia. No le había salido aún la barba a Klaas cuando ya había desmontado y reparado cualquier cosa con tubo de escape. Sin embargo, no fue hasta los 40 aos cuando se lanzó a pilotar por esos trazados de Dios.

El egiptólogo británico Nicholas Reeves propuso la existencia de dos estancias hasta ahora desconocidas tras los muros norte y oeste de la cámara funeraria de Tutankamón a partir del estudio de las fotografías en alta resolución firmado por el taller madrileo. “Su teoría fue posible porque observó la información sin la capa de color. Cuando tienes la oportunidad de ver algo con mucho detalle sin esa distracción, de repente empiezas a comprender mucho mejor la composición de la materia en esa zona concreta”, arguye Bayod.

El nombre de Mpenza saltó a los medios de comunicación en 2016 cuando el entrenador Paul Sturrock publicó un libro con sus memorias. Sturrock tuvo a sus órdenes a Mpenza en el Plymouth Argyle de la Championship inglesa. En el libro, Sturrock contaba que el belga no pudo acudir a un entrenamiento porque estaba bajo los efectos de una pastilla de viagra que había ingerido la noche anterior.