Benicio no sólo jugaba al básquet de chico, sino que también pintaba. Al óleo, confirma. “Yo pintaba. But there were other impacts from the film. Jaws brought the ocean to the public, was the first “summer blockbuster” film and inspired countless careers. I am hard pressed to find a marine biologist that was not inspired by the charismatic Matt Hooper, played by Richard Dreyfus.

Con la confesión, el presentador no sólo alcanzó el grado más alto de campechanismo ibérico jamás conocido, que lo hizo, sino que acertó a arrojar luz sobre la triste condición humana. Cuando el autor de El Buscón se enfanga en sus disquisiciones escatológicas lejos de él la tentación del aplauso fácil. Su sátira, como la pintura de Grosz, enfrenta a sus contemporáneos a la naturaleza podrida de sus sacrosantos ideales.

La tensión creada en el filme es el gancho para atrapar al espectador pues el trasfondo real de Sahbi es la cuestión saharaui, la gran olvidada para los sucesivos gobiernos espaoles desde hace 40 aos.”Creo que el cine es un buen vehículo para dar visibilidad a este tema porque hay muy pocos cineastas que se hayan mojado en Espaa con el Sáhara Occidental. Se han hecho reportajes y documentales y algún largometraje en los territorios ocupados, pero me pareció interesante traer el conflicto a un escenario urbano en Espaa y contarlo de otra manera: con una historia con ese trasfondo pero sin meter el dedo en el ojo a nadie”. Y aade: “No se trata de decir: malos son estos y qué buenos los otros, o viceversa Me haría muy feliz que tanto saharauis como marroquíes lo vieran y lo entendieran.

Por Omar Calabrese: El lenguaje del arte, Bs As. Paid 1987. PLAZAOLA, Juan: Introducci a la Est Historia, Teor Textos, 4a ed., Bilbao, Universidad de Deusto, 1999. Categorias Sin categoría Etiquetas Dolor, Ehler Danlos, Enfermedades raras, insensibilidad, superhéroesDeja un comentario en Enfermedades raras: Los verdaderos superhéroes Publicado el 15 Mar 201319 Sep 2016De los pedos, el olor a pescado y la pecuecaAutor Santiago FrancoEl centro de salud apestaba. Todos los profesionales estábamos desconcertados, nos preguntábamos por la procedencia de ese olor a pescado podrido; a unos treinta metros se acercaba una mujer joven de rasgos indígenas y rostro cálido. A medida que se aproximaba el olor era peor, penetrante, visceral,.

Con el paso de los a os, los ingresos de Escobar fueron aumentando hasta tal punto que, en 1974, asumi la tarea de llevar l mismo los cargamentos de coca na hasta Estados Unidos. En 1976 dio un paso m s y construy sus propios laboratorios de procesamiento de coca na. Ese mismo a o form el Cartel de Medell n, una organizaci n delictiva dirigida por l y que contaba con una infraestructura tal que abarcaba los tres escalones del mundo de la droga: la producci n, el transporte y la venta..